Matrimonio

Matrimonio Igualitario en Paraguay

El matrimonio igualitario ha sido históricamente una de las conquistas más significativas para la comunidad en varios países. Según uno de los principios de Yogyakarta (Principios sobre la aplicación de la legislación internacional de derechos humanos con relación a la orientación sexual y la identidad de género) “(...) Toda persona tiene el derecho a formar una familia, con independencia de su orientación sexual, identidad de género, expresión de género o diversidad corporal”.

¿Por qué el matrimonio igualitario es un derecho?

En el marco jurídico, el matrimonio es una institución que otorga una legitimidad y protección a las personas que la contraen. Las parejas con reconocimiento oficial acceden a seguridad social, atención a la salud, visitas hospitalarias, permisos laborales, herencia en caso de fallecimiento de uno de los cónyuges, créditos para la vivienda, derechos migratorios y muchos más. La orientación sexual y la identidad de género no deben ser impedimento para acceder a estos derechos básicos.


¿Es correcto hablar de “matrimonio gay” o “uniones civiles”? No, como tampoco hablamos de “matrimonio heterosexual”. Es matrimonio igualitario o matrimonio a secas porque buscamos la igualdad plena ante la ley. Por otro lado, la “unión civil” es una figura que sigue reproduciendo la discriminación al establecer una categoría menor para personas también consideradas de la misma manera. Nuestra lucha en SOMOSGAY es por el todo. Por derechos plenos e igualitarios.


En América Latina y el Caribe, Argentina, Brasil, Uruguay, Ciudad de México (no existe una ley federal, pero se ha regulado el matrimonio), Colombia y Ecuador son los países que reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo. A nivel mundial se encuentran Sudáfrica, Canadá, Estados Unidos de América, Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Islandia, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Suecia, Australia, Nueva Zelandia, Israel y Taiwán.

A pesar de que en el 2018 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), tras una opinión consultiva, haya instado a los demás países de la región a "adecuar sus legislaciones para dar vía libre a ese derecho", nuestro país sigue sin legalizarlo.

Desde SOMOSGAY unimos esfuerzos para que pronto esta realidad cambie a favor de las parejas y familias LGBTI+. Tenemos la plena certeza de que la historia está de nuestro lado y que el matrimonio igualitario será un avance inevitable, como lo es el paso del tiempo.