Historia

Historia del Movimiento LGBT paraguayo

En el siglo XX hemos tenido dos lamentables hechos importantes para la historia LGBTI+ paraguaya; tragedias que derivaron en razzias policiales. El caso popularmente conocido como “los 108 y un quemado”, del asesinato hasta ahora no esclarecido del locutor Bernardo Aranda en el año 1959, y el asesinato del adolescente Mario Luis Palmieri en 1982. Los dos tristes sucesos tuvieron como consecuencia intensas persecuciones y detenciones de hombres gays en tales épocas.

Por otro lado, la “Carta de un amoral”, columna anónima publicada en el periódico El País el 30 de septiembre de 1959 en el marco del caso de los 108 y un quemado, constituye un hito al ser el primer testimonio escrito en la historia paraguaya que reivindica la existencia y los derechos de la comunidad LGBTI+, anticipándose así a los eventos de Stonewall en los Estados Unidos.

Durante la época de la dictadura en nuestro país hubo una persecución feroz y constante hacia la comunidad, es por ello que no pudieron emerger organizaciones LGBTI+ como tales. Sin embargo; sí hubo numerosas resistencias clandestinas.

No fue sino en la década de los 90’ donde se crearía el primer grupo por los derechos LGBTI+, la Comunidad Homosexual del Paraguay (CHOPA) de la mano de Miguel Ángel Auad, también conocido como “Petunia”. Esta experiencia abrió caminos para que en 1999 surgiera el Grupo de Acción Gay Lésbico (GAG-L), que terminó disolviéndose para dar lugar a otras organizaciones en los años 2000 y en adelante.