108

108 NUNCA MÁS! Memoria de la dictadura

Todo comenzó el 1 de septiembre del año 1959, en una tranquila madrugada de Barrio Obrero, cuando el fuego irrumpió en una de las piezas de un inquilinato. Era Bernardo Aranda, quien se incineraba en su propia cama, luego de ser asesinado en extrañas circunstancias. 

La Policía intervino, y necesitaba culpables. No tuvieron mejor idea que culpar a supuestos 108 varones gay que fueron apresados, torturados salvajemente, y sus nombres fueron repartidos en todos los comercios y edificios públicos de Asunción.

Nunca se probó si alguno de los 108 detenidos tuvo relación con el crimen de Aranda. Se cree que el operativo se realizó para encubrir el relacionamiento que Aranda mantenía con un miembro del "círculo de poder" stronista.

Se desconoce cuál fue el destino de estas 108 personas luego de las torturas y vejaciones a las que fueron sometidas. Lamentablemente, la Comisión Verdad y Justicia, evitó investigar el caso. Paradójicamente, esta comisión fue creada para investigar "violaciones a los derechos humanos durante la dictadura". SOMOSGAY conduce desde el 2012 un proyecto de recuperación de la memoria a través del audiovisual, entrevistando a víctimas de estas persecuciones en todo el país.

SOMOSGAY está convencida de que: "La historia debe conocerse para que ciertos hechos no se repitan". Tal es el caso de los 108 y un quemado, pues a lo largo del gobierno del Dictador Alfredo Stroessner, este modus operandi – de acusar a un cierto número de personas de ser gays – se repitió en varias ocasiones.