Transfobia y dictadura nunca más en Paraguay

Transfobia y dictadura nunca más en Paraguay

Denunciamos la actuación de la Fiscalía, motivada por la transfobia al presentar cargos injustificadamente severos en contra de la vida y dignidad de Emily. Recordamos también que en un Estado de Derecho la sola sospecha de un policía no puede privar a una persona de su libertad y que la situación padecida por la mujer es un deplorable ejemplo de uso excesivo de la fuerza policial y detención ilegal que en época de democracia es inadmisible.

 

Estamos ante terribles hechos inconstitucionales y antidemocráticos de prepotencia y violencia arbitraria motivados por la discriminación. Estos hechos abominables, ejercidos por sectores reaccionarios, nos recuerdan a una dictadura por los graves quebrantamientos del Estado de Derecho y la negación de DD.HH.

 

Desde nuestra organización recordamos que Paraguay ha suscrito tratados internacionales de Derechos Humanos y pertenece a organismos multilaterales como la Organización de Estados Americanos que en resoluciones ha manifestado preocupación por los actos de violencia y violaciones de derechos humanos relacionadas cometidos contra individuos a causa de su orientación e identidad de género. Estas situaciones de violencia y discriminación son denunciables en instancias internacionales.

  

Reclamamos un castigo ejemplar para los agentes del grupo Lince que torturaron y detuvieron ilegalmente a Emily Marin y así también solicitamos la renuncia de Selva Morel Acevedo en caso de que se confirmen sus funestas declaraciones reivindicando la dictadura además de torturas, asesinatos, desapariciones y encarcelamientos arbitrarios de personas LGBTI.

 

Condenamos la violencia y la persecución que el cuerpo policial lleva a cabo sistemáticamente contra las mujeres trans y exigimos que situaciones como la de Emily Marin no ocurran nunca más. Esto demuestra cuán urgente es que el Estado garantice a las personas trans el acceso a una identidad legal acorde a su identidad de género por constituir este un derecho humano fundamental. Instamos al Estado el cumplimiento de sus compromisos internacionales y de la propia Constitución Nacional para convivir en democracia y paz de acuerdo a las leyes sin más violencia ni discriminaciones para las personas LGBTI.

 
Imagen de Gentileza: Rocío Robledo Coronel