SOMOSGAY reafirma su compromiso antirracista en Paraguay con nueva imagen

SOMOSGAY reafirma su compromiso antirracista en Paraguay con nueva imagen

Las voces contra el racismo se están levantando en todo el mundo y Paraguay no es la excepción

 

Desde hace unos años la militancia antirracista ha ido acrecentándose en varios países tras el recrudecimiento de la violencia en contra de las personas negras, marrones y racializadas ocasionado por el peligroso auge de movimientos supremacistas blancos, racistas y xenófobos. Un punto de inflexión ha sido el año 2020, con el repunte del movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) en los Estados Unidos a raíz del asesinato de George Floyd y Breonna Taylor a manos de la policía. 

 

Paraguay históricamente constituye un Estado genocida y racista, que carece de una ley contra toda forma de discriminación y que niega su diversidad cultural. La historia evidencia el genocidio sistemático contra los pueblos originarios y el actual despojo de sus tierras por parte de los poderes fácticos. Para peor, en los últimos años ha habido un aumento de crímenes de odio y violencia racista contra personas originarias, cuya esperanza de vida en el país es de solo 37 años, la mitad de la población general.  Así mismo, la población afroparaguaya se encuentra en una situación de alta vulnerabilidad. Las personas afrodescendientes no acceden a derechos básicos como educación, son discriminadas tanto por el Estado como por la sociedad, y viven mayormente en la pobreza, pobreza extrema y exclusión  social. Las mujeres afrodescendientes son vulneradas en sus derechos sexuales y reproductivos además de padecer violencia machista.

  

El racismo en Paraguay tiene la particularidad de que también se manifiesta en la lengua. A pesar de ser un país bilingüe, según la Constitución Nacional,  con el guaraní y el castellano como lenguas oficiales, la diglosia se impone en la práctica. 

Esta dominación de la lengua colonizadora (el castellano)  representa un instrumento de exclusión y estratificación en la sociedad que además pone en peligro a las casi 20 lenguas originarias que son habladas en nuestro territorio.

 

En Paraguay la lucha antirracista también ha tomado mayor presencia y relevancia social, principalmente mediática y vía redes sociales. Existen algunas agrupaciones de personas negras, marrones, racializadas que trabajan de manera autónoma y articuladamente con otras agrupaciones y movimientos que pueden aportar a la causa antirracista como debería ser, un tema central en sus agrupaciones y movimientos también. 

  

SOMOSGAY asume el compromiso como organización  aliada en la causa antirracista como producto de un proceso de análisis  organizacional y reflexiones en torno al racismo estructural y cultural, conectando las opresiones y las luchas para crear frente diverso que resista con mayor fuerza a la actual profundización  de la crisis, en términos generales, y particulares económicas, sociales y políticas.

  

Ñangareko: una nueva militancia interseccional y antirracista del cuidado 

En SOMOSGAY estamos convencides de que las raíces de las opresiones que vivimos las personas LGBTI+ están ancladas en el capitalismo, el patriarcado y el colonialismo. El modelo de desarrollo actual genocida y ecocida requiere respuestas desde la articulación de luchas autónomas, la importancia de lo comunitario y la puesta en eje del cuidado. Por eso la interseccionalidad es el instrumento teórico para las nuevas propuestas que sumaremos desde nuestra organización con el objetivo de lograr un enfoque más amplio que aborde las demás expresiones de las desigualdades de clase, raza, género y otras categorías. 

 

En este 2021 además inauguramos una nueva etapa en donde incorporamos los colores de la bandera antirracista a nuestra imagen para representar este cambio en nuestra organización.  

 

Algunas iniciativas antirracistas que desarrollaremos este año:

  • - Generación, transmisión y preservación de conocimientos decoloniales

  • - Promoción del antirracismo por medio de la comunicación, educación, artes y cultura

  • - Impulso de propuestas que logren ampliar los derechos de personas negras, marrones y racializadas en materia de salud, bienestar, trabajo, vivienda y justicia.

  

En esta nueva década retomamos la esperanza y el compromiso de que un Paraguay justo es posible. Sí existen alternativas a la catástrofe capitalista, colonial y patriarcal que estamos viviendo. Podemos dejar atrás las diferentes formas de discriminación y las desigualdades cuidándonos entre todes, superando las jerarquías y otras lógicas de dominación para que todas las personas y todas las familias logremos desarrollarnos a plenitud, libres de violencia y discriminaciones.