Aumenta el odio a mujeres y al colectivo LGBT en la clase política paraguaya

Aumenta el odio a mujeres y al colectivo LGBT en la clase política paraguaya

Esta promoción ha aumentado la violencia contra las personas LGTB, llegando incluso al abuso policial hacia las mismas a plena luz del día y en lugares públicos. Otro dato relevante a tener en cuenta es que esta situación ha sido acompañada de un discurso machista y misógino, el cual hemos podido observar explícitamente en prohibiciones de materiales que estén relacionando al género dentro del Ministerio de Educación y Ciencias, como también campañas a través de medios masivos de comunicación.

 

Actualmente nos encontramos a las puertas de las elecciones presidenciales y nuevamente vemos cómo el sector religioso y el establishment más conservador intentan desviar la atención para así seguir perpetuándose en los espacios de poder, anulando además toda posibilidad de diálogo y por sobre todo desconociendo la Constitución Nacional, los tratados internacionales y las recomendaciones que diferentes organismos internacionales han hecho a nuestro país. Esta estrategia comunicacional polariza la discusión LGBT para impedir abordar la transversalidad de problemáticas que conciernen a todas las personas que habitan en este país como desempleo, feminicidios, niñas madres, adultos mayores sin pensión ni seguro médico, privatización del seguro social, falta de transporte público, entre otros.  De esta manera, la elecciones en Paraguay se dan una vez más bajo la lógica en las que siempre es más fácil atacar, invisibilizar y negar derechos a sectores desprotegidos como nuestra comunidad LGBT a manera de estrategia electoralista distractora.

 

Esta campaña así mismo es sostenida y promovida por medios masivos de comunicación. Cabe destacar que en el transcurso del gobierno de Cartes, un importante porcentaje de medios de comunicación han pasado a ser propiedad del Grupo Cartes, conglomerado empresarial propiedad del presidente Horacio Cartes. Así, por medio de la acción mediática, los grupos de poder han capitalizado electoralmente la homofobia y el machismo.  

 

Los medios de comunicación y su nefasta influencia en las opiniones de la población, desinformada  y sin acceso al derecho a la educación, han generado un daño aún más grande: han logrado naturalizar la discriminación, dar cabida a discursos de odio, justificar feminicidios y fomentar la violencia hacia mujeres, personas LGBT y otros colectivos vulnerables como indígenas, campesinos y pobres. Así, el actual propósito de los medios masivos en el país no es informar ni reportar objetivamente lo que sucede ni asumir un compromiso para con los valores democráticos y el ejercicio de la ciudadanía, sino dar forma a la opinión pública de acuerdo a las agendas del poder corporativo dominante y erigirse en armas de violencia simbólica y mediática.

 

2013

 

En abril de 2013 con las elecciones en puerta, el candidato colorado Horacio Cartes manifestó en la Radio Chaco Boreal: “Me pego un tiro en las bolas si mi hijo quiere casarse con otro hombre”, al ser consultado sobre el matrimonio igualitario. Comparó además a los gays con "monos" y también tildó a las personas LGBT como "anormales".

 

Cartes recordó durante la reunión que mantuvieron autoridades paraguayas, encabezadas por el, con unos 150 empresarios uruguayos en la sede del WTC Uruguay, que Paraguay es un país atractivo para los inversionistas dada su fácil estructura de negocios y baja carga impositiva, comparando al país con una "mujer bonita" que debe maquillarse todos los días para que se la mire. Esto hizo que una periodista uruguaya le plantee: "Perdón presidente, ¿Eso no es un machismo, el que dijo, que Paraguay tiene que ser una mujer como linda y fácil?". En tono irónico Cartes retrucó: "Si soy machista por mirar mujeres lindas, entonces soy machista", lo que provocó las risas de los empresarios congregados, según informó el periodista de Última Hora, Carlos Peralta.

 

2014

 

En mayo del 2014, el senador colorado Carlos Núñez, en sesión ordinaria sobre el proyecto de declaración que insta a la promoción del "Derecho a la vida desde la concepción y protección integral de la familia", declaró: "Dios no creó hombre con hombre para la procreación, una vergüenza señor presidente si de repente acá en el Paraguay porque hay en otros países lastimosamente hay unión entre hombre con hombre", "Si una pareja homosexual adopta a un niño: ¿Cómo va a crecer?", se preguntó para luego agregar: "El senador Ferreiro (refiriéndose Núñez a Adolfo Ferreiro) habló de que hay que ser tolerantes, pero: ¿Cómo podemos ser tolerantes con homosexuales y travestis? A lo mejor pueden ser tolerantes con ellos los que son de ese grupo."

 

"A lo mejor los que no me quieren escuchar son del otro lado", refiriéndose a sus colegas parlamentarios de la oposición. Siguió, "Me van a disculpar pero cuando veo un hombre travesti vestido de mujer que no sabemos dónde mete ese que sabemos". "Cuando veo por la calle a un hombre vestido de mujer saco mi cabeza por la ventanilla de auto y le grito lacre (sic) de la sociedad".

 

Por su parte, el senador Manuel Bóveda manifestó: "Imagínense lo que significaría para mi nieta ver en la tevé o la vía pública a un hombrote (sic) con barba cerrada besándose con otro que tiene la camisa desprendida y el vello del pecho al viento", "Yo no discrimino porque respeto las decisiones particulares. Si decido besar a un varón soy responsable yo, pero no pido una ley que me respalde para besar al hombre ese con aliento a jaguareté. No queramos cambiar esta naturaleza tan hermosa.’’

En respuesta a estas declaraciones, SOMOSGAY manifestó que el uso de la orientación sexual o identidad de género de las personas como insulto es una práctica que agrava aspectos violentos y autoritarios de nuestra sociedad, fruto de una cultura basada en preconceptos machistas. Cuando esta práctica proviene de autoridades públicas, de la relevancia de un senador de la República, resultan aún más grave, al reforzar este tipo de paradigmas para el resto de la sociedad, en un espacio en el cual debe regir el respeto del Estado a los Derechos Humanos y la cultura republicana de igualdad y respeto, consagradas en nuestra Constitución Nacional.

 

Tras el comunicado emitido por la organización, el senador Núñez dijo a radio Ñanduti “Yo amo a las mujeres, amo a mi señora y odio a los homosexuales, no puedo ver, no puedo mirar”. Además manifestó sobre la adopción de niños por parejas homoparentales “Es un desastre, qué va a decir esa criatura, va a preguntar quién es mi mamá y mi papá (...) Esa gente que se llama homosexuales o gay o travestis destruyen la sociedad”, finalizó.

 

Por su parte, el senador Manuel Bóveda ratificó su decisión a favor del proyecto de declaración que insta al Poder Ejecutivo a "garantizar el derecho a la vida y protección a la familia", que fue debatido en el Congreso. “Yo no estoy, ni mi bancada está a favor de la discriminación, pero no podemos ir en contra de las leyes y la constitución. (…) Está bien que tomen decisiones individuales sobre su sexualidad, pero no se puede legislar a favor de ellos porque la familia se constituye con un hombre y una mujer, y piden el aborto también. Nosotros estamos a favor de la familia y la vida, y deben ser protegidas por el Estado”, explicó también el senador en comunicación con la 650 AM. Recalcó que su intención no es rechazar a las personas homosexuales, asegurando “yo no rechazo a los que piensan diferente que yo, no soy nadie para separar a nadie de su forma pensar. Siempre tendrán respeto, pero no legislar a favor eso no es discriminar.”

 

En declaraciones de la misma índole, el canciller Eladio Loizaga declaró al Diario ABC Color que el Paraguay no suscribirá la Convención Interamericana para la eliminación de toda forma de discriminación presentado por Brasil en la 44ª Asamblea de la OEA celebrada en Asunción en mayo de 2014. Esta acción constituye una violación a la Constitución Nacional, los tratados internacionales y demuestra la nula intención del actual gobierno de mejorar la calidad de vida de todas las personas que habitan en este país.

El canciller nacional Eladio Loizaga afirmó además el 2 de junio del mismo año que “el Gobierno no ve ninguna homofobia en Paraguay.” Indicó que la Constitución Nacional consagra los principios de igualdad. "Yo puedo decir que el Gobierno paraguayo es clarísimo en esto. En el país, nosotros no vemos ninguna homofobia. La Constitución Nacional consagra los principios de igualdad, de la no discriminación, de la tolerancia. Así también como consagra otros temas que hacen relación a la familia". Continuó, "aquí hubo una  distorsión, yo diría, de lo que implica la inclusión social. Con la inclusión social nos referimos a temas que hacen principalmente a la incorporación de los sectores marginados de la sociedad a mejores condiciones de vida".

De manera irónica, en la noche del 2 de junio, agentes cascos azules de la Policía Nacional atacaron brutalmente a activistas de SOMOSGAY, LESVOS y a periodistas quienes se encontraban en las inmediaciones del recinto donde se reunió la 44ª Asamblea General de la OEA. En ese momento, desde SOMOSGAY y LESVOS condenamos todas las formas de violencia y repudiamos enérgicamente el actuar de la Policía Nacional del Gobierno de Horacio Cartes, ya que con estas prácticas nos vuelve a la memoria los más oscuros episodios de nuestra historia.

 

2015

 

En abril del 2015, el Grupo Cartes adquiere el Grupo Nación de Comunicaciones, que nuclea a los diarios Crónica y La Nación, radios 970 AM y Montecarlo FM; en agosto el Grupo Multimedia, los diarios Popular, HOY Digital, radio UNO y la radio online Laser Stream, y en setiembre, la mayor parte de las acciones de Hei Network, conformado por Hei Música, Vint y Tropicalia. Además, se integra a la lista el diario ADN y Unicanal. Esta adquisición coincide con una fuerte y sostenida campaña anti-derechos, que desde el principio lleva al plano religioso todas las discusiones que tienen que ver con derechos humanos, derechos civiles y las políticas públicas que atañen directamente a la comunidad LGBT como a todos los habitantes del Paraguay.

 

2016

 

En el Día de la Mujer Paraguay, el Centro de Documentación y Estudios alertó sobre los abusos y la "cultura machista" presente en el país. Varias parejas LGBT denunciaron casos de discriminación en bares y centros nocturnos de Asunción, además de lugares públicos, lo que llevó a movilizar a un grupo autoconvocado de activistas mediante la fanpage Asunción de Colores, desde donde se insta a las víctimas de discriminación de cualquier tipo -y especialmente por orientación sexual- en bares asuncenos, a contar sus experiencias.

 

A inicios del mes de diciembre, el Sindicato de Periodistas del Paraguay denunció de manera pública la homofobia y "sindicatofobia" generada a raíz de la publicación de una imagen de dos hombres besándose en un afiche para invitar a los comunicadores a unirse a la organización, que había intentado reflejar el tabú que existe en ser sindicalista y salir del clóset en Paraguay.

 

Durante los años 2016 y el 2017, siete ciudades (Luque, Limpio, Ñemby, Mariano Roque Alonso, Ciudad del Este, Hernandarias y Encarnación) se declararon “pro-vida” y “pro-familia”, pronunciandose en contra del aborto y del matrimonio igualitario además de la conformación de familias homoparentales y diversas. Acompañada de esta declaración, todas estas ciudades exhiben en sus plazas públicas un monumento metálico mostrando un útero desprendido del cuerpo de la mujer con un feto en formación dentro.

 

2017

 

Durante los meses de agosto a diciembre, surgen nuevamente varias notas sensacionalistas que instalan en la discusión pública un discurso de odio fundamentado con la falacia de “ideología de género”. Esta promoción, iniciada y financiada por el grupo de comunicaciones del presidente Horacio Cartes, logra acaparar los medios de comunicación en el país instalando una falacia conceptual que se autopromocionó como legítima. Este discurso (de supuesta ideología de género) es usado también como habilitación para invitaciones a dictar charlas y conferencias a reconocidos militantes anti derechos, entre ellos César Vidal, conferencista español quien desarrolló una charla en la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Asunción a mediados de octubre. Desde SOMOSGAY emitimos un comunicado de repudio para subrayar “cuán grave es este hecho ya que es nada menos que la salud humana y la vida de las personas las que están en peligro al dar un espacio y respaldo académico a una persona cuyas declaraciones solo  fomentan el odio, la discriminación, la violencia y el machismo con argumentos apoyados en la fantasía y la conspiración, no en estudios rigurosos propios de una formación profesional seria”.

 

En la 47º Asamblea General de la OEA, realizada en Cancún, la delegacion paraguaya lideró una alianza antiderechos LGTBI y pidió expresamente que las palabras orientación sexual, identidad y expresión de género fueran reemplazadas por las de “igualdad y no discriminación”. Los sectores religiosos se organizaron también en un frente común, recurriendo incluso a llevar a niños, niñas y adolescentes a manifestarse mientras son adoctrinados por docentes religiosos alentando la discriminación abierta.

 

El mismo Ministro de Educación y Ciencias, Enrique Riera, tras conversar con el presidente Horacio Cartes, anuncia que se darán de baja los materiales de lo que se conoce como "ideología de género" que estaban publicados en el sitio web de la cartera educativa. El MEC a su vez confirmó que fue eliminado de la web el programa de estudios completo de la educación escolar básica, para su revisión, asegurando que esto no tiene relación con el contenido sobre “igualdad de género” difundido en 2011 sino con el objetivo de analizar una frase dentro del plan que menciona al género.

En poco tiempo y en plena etapa proselitista, el ministro de Educación Enrique Riera emitió la Resolución Nº 29664 que prohíbe la difusión y utilización de materiales impresos como digitales referentes a la teoría y a la mal llamada ideología de género en instituciones educativas del MEC. El presidente Cartes se alinea públicamente al sector fundamentalista religioso, publicando un video en que condena a la "ideología de género" y abiertamente excluye y critica el reconocimiento a las personas LGBT. Sumándole a esto, el suplemento escolar impreso del diario Última Hora realiza la publicación de un afiche en el que  establece como características resaltantes de los hombres  es la fuerza y de las mujeres la belleza.

 

Desde SOMOSGAY nos hemos posicionado exigiendo al Ministerio de Educación y Ciencias “la salvaguarda y garantía de una educación científica, basada en valores democráticos y enmarcadas en derechos humanos, tal como lo dicta la Constitución Nacional” y denunciamos públicamente, a nivel nacional e internacional, la campaña de discriminación y odio bajo la falacia de la “ideología de género” esgrimida tanto por servidores públicos como por sectores religiosos.

 

2018

 

En enero la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió una Opinión Consultiva en la cual pide a los Estados firmantes del Pacto de San José de Costa Rica, entre los que está Paraguay, a incorporar en su legislación la figura del matrimonio igualitario y promover acciones de protección destinadas a la inclusión y respeto de la identidad para las personas trans. Paraguay no ha emitido respuesta oficial alguna hasta la fecha.

 

En el mismo mes la Municipalidad de Ciudad del Este clausuró de forma temporal un local de un centro comercial y emplazó al propietario a retirar de salones de venta unas muñecas con características y vestimentas de bebés del sexo femenino, pero con lo que simularía ser un órgano genital masculino. Cabe destacar que en abril del 2017, dicha ciudad, la segunda mayor aglomeración urbana en el país, fue declarada como “ciudad pro-vida y pro-familia”.

 

En febrero, Emily Marín es detenida en una plaza céntrica de Asunción por fuerza de oficiales de la policía paramilitar del “Grupo Lince”, tratándose de un caso de detención por transfobia, por el hecho de ser una persona trans. Semanas después se dio lugar a la denuncia por la violencia aplicada por agentes del Grupo Lince contra ella, y tras casi un mes, revelaron los videos capturados por el celular de Emily, como pruebas aclaratorias.

 

En marzo el candidato presidencial oficialista Mario Abdo Benítez y el presidente Horacio Cartes participaron en una charla ultraconservadora en la misma sede de la Asociación Nacional Republicana (ANR), más conocida como el Partido Colorado. A la charla fueron invitados conocidos conferencistas internacionales anti-derechos. De esta manera, desde la sede del partido oficialista que lleva aproximadamente 7 décadas en el gobierno, tanto el presidente como el presidenciable colorado reafirmaron la postura de la dirigencia del partido contra la “ideología de género”, el aborto, el “matrimonio homosexual” y la lucha feminista.

 

En abril el presidente Cartes solicitó a las mujeres del país que no pidan una ley de paridad, ya que durante su gobierno no hizo falta ninguna legislación de esta índole. Aseguró que si hoy se exige esto es por "presión".

Ese mismo mes Mario Abdo Benítez, candidato oficialista Partido Colorado, reiteró que si es elegido en las elecciones del 22 de abril rechazará “cualquier proyecto para establecer el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo”.“Dios hizo al hombre y la mujer para la procreación en unión matrimonial”, especificó.

 

Por su parte, Efraín Alegre, candidato opositor de la Alianza Ganar, anunció en conferencia de prensa que durante su gobierno apoyará “las iniciativas pro-vida contra el matrimonio igualitario y el aborto”, tras firmar un acuerdo personal como autoridad con la iniciativa conservadora denominada Somos Muchos, Muchos Más, una campaña ultraconservadora y anti-derechos dependiente de la iglesia católica y algunas evangélicas como el Centro Familiar de Adoración a cuyo programa se adhirieron otras iglesias cristianas. Dos meses atrás, Efraín Alegre, abogado de 55 años y ex parlamentario por el opositor Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) defendía fervientemente la unión legal entre personas del mismo sexo, pero el miércoles 11 de abril cambió radicalmente de postura, sin explicar los motivos.

 

También el 11 de abril ocurrió otro feminicidio que sacudió la opinión pública por la frialdad con la que fue cometido. Una mujer, Natalia Silveira sufrió un disparo, luego fue encerrada en un vehículo mientras agonizaba y por último, falleció calcinada. El autor confeso del crimen, Ulises Núñez, contó que integraba un grupo de WhatsApp de personas que pagaban por tener relaciones sexuales con mujeres, y allí uno de los miembros confesó que también mantenía relaciones con Natalia. Fue entonces que, como se relata en en contacto con la radio 970 AM, decidió acabar con la vida de Silveira.

 

Sonia Amarilla fue asesinada el 20 de abril en Alto Paraná y vivía en pareja con otra mujer en Ciudad del Este. La pareja relató que Sonia, trabajadora sexual, falleció víctima de dos balazos a manos de un cliente. La cobertura mediática irresponsable de este suceso específico contribuye a naturalizar y justificar los feminicidios además de que constituye violencia simbólica aún en contra de las mismas mujeres asesinadas.  

 

Cabe destacar que en los primeros meses del 2018, ya son 16 las mujeres víctimas de feminicidio, contando el más reciente de Sonia Amarilla. Paraguay el año pasado cerró con 53 feminicidios y se estiman que en el país ocurre aproximadamente 1 feminicidio por semana.

 

Concluimos que la clase política paraguaya posee deudas históricas para con los derechos humanos en el país y en los últimos años, con motivo de la ola conservadora regional e internacional, se han ido exacerbando localmente prácticas y discursos anti-derechos en especial contra las poblaciones más vulnerables como las mujeres, las personas LGBT entre otros.

 

Paraguay se encuentra viviendo una emergencia en cuanto a pandemia de feminicidios, violencia contra las mujeres, violencia contra personas LGBT, negación del carácter universal de los derechos humanos y prácticas contrarias a un Estado de Derecho, situaciones a las que responsabilizamos a la clase política paraguaya por no disponer de políticas públicas para garantizar efectivamente los derechos humanos en el país, de acuerdo a la misma Constitución Nacional y los tratados internacionales ratificados.

En nuestro país, los sucesivos gobiernos ultraconservadores y anti-derechos corresponden al mismo partido político responsable de 35 años de dictadura, en donde, en medio de un estado de sitio permanente, 128.076 personas fueron torturadas, ejecutadas, desaparecidas, detenidas y exiliadas. En las elecciones del 2018 aún sufrimos las reivindicaciones de la dictadura pasada de la mano de la misma clase política y aún, en una transición que no termina, nuestra democracia sigue exhibiendo fragilidad. Esta misma clase política es la que emplea como recurso la promoción de discursos de odio y discriminación en épocas electorales.

 

Los derechos humanos siguen siendo postergados en la democracia paraguaya, que aún 29 años después, es incapaz de garantizar condiciones mínimas para toda la ciudadanía ya que en la práctica y muy a pesar de la Constitución Nacional y los tratados internacionales ratificados, existen paraguayos de menor categoría: las mujeres y las personas LGBT.