homeInicio/Articulos/Por qué es importante el test de VIH
Por qué es importante el test de VIH

Por qué es importante el test de VIH

access_timeMay 30, 2016 06:24 pm

Tras una situación de riesgo como sexo sin protección es importante hacerse un test. SOMOSGAY ofrece tests gratuitos y confiables, de última generación, además de acompañamiento, contención y asesoría para toda persona, sin distinción alguna, que se acerque al Centro.

Los tests se realizan en la Clínica Kuimba’e sin costo, de manera confidencial y en horarios extendidos. De lunes a jueves los horarios van desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche y los viernes y sábados desde las 9 de la mañana hasta las 00 horas. La atención es inmediata, las personas deben simplemente acudir al local y solicitarla sin ningún trámite previo. El aspecto de las instalaciones es cálido, con paredes adornadas de graffitis alusivos a la diversidad y espacios de esparcimiento. La premisa del Centro Comunitario LGBT es siempre brindar un ambiente amigable, de no discriminación y contra toda estigmatización.

 
No es necesario realizar una consulta médica para acceder al test, tampoco es necesaria mucha espera porque el resultado es rápido. La tecnología empleada es de última generación por lo que es efectiva y confiable.

Cuando el resultado es positivo

Mirtha Estigarribia es psicóloga comunitaria y trabaja como vinculadora en Somosgay. Un vinculador se encarga de acompañar a la persona una vez que esta conoce su resultado. “Yo contacto con la persona para brindarle contención en lo que respecta a recibir un resultado positivo y también para garantizarle atención médica”.

 

“Vivir con VIH no es como antes cuando debían tomarse varias pastillas. Ahora es una enfermedad crónica más, como cualquier otra y tiene un tratamiento altamente efectivo que además tiene muy pocas contraindicaciones. Los medicamentos no alteran la vida de las personas: uno puede salir, beber y comer con cuidado y moderación. No representa un cambio excesivo en la cotidianeidad”.

 

La psicóloga afirma que no existe una receta única a la hora de abordar a las personas que reciben su resultado positivo, cada respuesta es diferente y por lo tanto, el acompañamiento, debe ser personalizado. “Todo depende de la persona y la inquietud con la que se acerca, a algunos les genera mayor ansiedad todo lo que tenga que ver con el estigma que representa a nivel social y a otros ampliar su conocimiento con respecto a la infección en sí. Son diferentes particularidades. De acuerdo a sus necesidades, les contenemos. Hacemos la mediación con la familia si así nos piden. Si hay desconocimiento sobre el VIH, les explicamos cómo cuidarse, cómo continuar el día a día y cómo llevar una vida más saludable. Queremos que llegue el momento en que una persona con VIH no tenga que esconderse para tomar su medicación”.

 

Al conocer el resultado en la clínica, el próximo paso es ir al Instituto de Medicina Tropical para la realización un análisis: el conteo de células CD-4 y el análisis de carga viral. El vinculador acompaña a la persona durante el proceso. “Aquí en la clínica les entregamos un resultado por escrito y con eso van al Instituto. La mayoría de las veces no quieren ir solos porque no conocen, tienen miedo o no saben cómo manejarse dentro, entonces les acompaño en la realización de los estudios”.

 

Los resultados de esos dos estudios demoran entre 22 días a 1 mes y tras eso debe efectuarse la primera consulta médica para ver el tratamiento a seguir; el vinculador también se encarga de fijar dicha consulta. “Cuidamos el tiempo de la persona y su salud mental porque sabemos que la mayoría son trabajadores e ir a una consulta médica comporta la pérdida de un día de tiempo y eso cuesta. Realizamos un acompañamiento integral.”

 

Durante el mes de espera hay encuentros semanales. “Siempre hay seguimiento, no se pierde el contacto durante ese mes. La cantidad de sesiones depende de cada usuario. Hay quienes requieren más atención entonces le hacemos más seguimiento. Otros son mucho más independientes e inclusive pasan a ser apoyo de otros. Esto es lo que queremos intentar construir. Que puedan hablarse entre pares, que se vayan empoderando”.

 

Al transcurrir un mes y tras la consulta y la evaluación médica, comienza el tratamiento. El Programa Nacional de Control de Sida-ITs (Pronasida) ofrece los medicamentos antirretrovirales de forma gratuita.

 

El enlace con SOMOSGAY nunca termina. El Centro Comunitario abre las puertas de su Clínica Kuimba’e para todos indistintamente; allí médicos, enfermeros y una psicóloga atienden en forma gratuita a quien lo necesite, mañana, tarde y noche. El ambiente, si bien ofrece la mayor calidad en cuanto a atención profesional de la salud, no posee el aspecto rígido o abrumador de un hospital. Así mismo, en caso de necesitar abogados ante algún problema o caso de discriminación, se cuenta con asesoría jurídica sin costo. Hay condones, materiales informativos y un espacio donde disfrutar con amigos. Mirtha Estigarribia también añade que se estarán reanudando en la brevedad reuniones de grupos en donde las personas podrán conocer otras personas en su misma situación y comunicarse con ellas para poder juntas trabajar en mejorarse a sí mismas y a su comunidad. Además señala que muchas personas que viven con VIH se abocan al activismo y trabajan así en conjunto con el Centro.

 

Para perder el miedo y destruir mitos no es solo importante estar informado, también es necesaria la empatía, el acompañamiento de la comunidad y la solidaridad.

Ver Fotos
avatar

Norma Flores Allende

Redactora, SOMOSGAY.