homeInicio/Articulos/Exigimos a la próxima Presidencia de Paraguay la garantía de los derechos para todas las personas
Exigimos a la próxima Presidencia de Paraguay la garantía de los derechos para todas las personas

Exigimos a la próxima Presidencia de Paraguay la garantía de los derechos para todas las personas

access_timeApril 13, 2018 03:25 pm

Políticas públicas claves dependen de la Presidencia y desde SOMOSGAY reclamamos a la próxima jefatura de Estado la plena vigencia de los derechos humanos. Así también presentamos reclamos en materia de salud, educación, trabajo y seguridad social, vivienda y transporte.

Ante la actual insistencia de sectores opuestos a la ciencia, la igualdad ante la ley y la plena vigencia de los derechos de todos y todas en Paraguay, desde SOMOSGAY creemos importante reflexionar acerca del funcionamiento de una República y las garantías que todas las personas tienen protegidas en las leyes del país.

 

Por un lado, los derechos humanos son indivisibles (esto quiere decir que no existen derechos más importantes que otros) y universales (que son para todos y todas sin distinción); por ello son el fundamento para disfrutar de condiciones de vida dignas y para que por fin podamos dejar atrás la dictadura en el país.

 

Por el otro lado, el reclamo de legislación que nos proteja y garantice igualdad ante la ley corresponde al poder legislativo y  al poder judicial. Si bien el rol del ejecutivo le permite vetar leyes, la responsabilidad de generar estas leyes no le corresponde a la presidencia. Sin embargo, existen políticas públicas que SÍ dependen de la Presidencia y sobre las que desde SOMOSGAY nos posicionamos y reclamamos.

 

En primer lugar, ¿qué son los derechos humanos?

“Los derechos humanos establecen las condiciones indispensables para garantizar la dignidad humana y hacer posible que las personas vivan en un entorno de libertad, justicia y paz. Hablan (los derechos humanos) del principio de igualdad, del derecho a la vida y a no sufrir torturas, del asilo, de la libertad de expresión y de conciencia, pero también de la educación, la vivienda y del acceso a la salud y a la cultura”, nos explica Amnistía Internacional. Si queremos saber más, recomendamos leer estos enlaces:

 


Nuestro país posee deudas históricas con los derechos humanos; es incapaz de garantizar derechos mínimos y condiciones de vida dignas a las y los habitantes. Peor aún, en nuestro país existen ciudadanos de segunda categoría que carecen de todo tipo de derechos; las personas LGBT entre ellos. Esta situación se da a pesar de que nuestra misma Constitución establece en su artículo 46 la igualdad y dignidad de todas las personas.

 

  • Los derechos económicos, sociales y culturales son los derechos humanos que abordan la salud, alimentación, educación, vivienda, cultura y ciencia, trabajo y descanso como condiciones fundamentales e indispensables que los Estados deben garantizar.

  • Paraguay ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales a través de la Ley No. 4/92. Aquí podemos leer más acerca de los instrumentos ratificados por nuestro país.

 

Desde SOMOSGAY exigimos a la futura Presidenta o futuro Presidente del Paraguay el cumplimiento de estos instrumentos que el país ha suscrito y ratificado; que la implementación de estos derechos fundamentales sea para toda la población, sin discriminaciones por orientación sexual, género, clase social, etnia, credo o cualquier otro motivo.

 

INSTAMOS:

 

Salud

En primer lugar, la urgente cobertura sanitaria universal que el Estado Paraguayo debe garantizar a todos su ciudadanía indistintamente. Las Naciones Unidas, de las que Paraguay es parte, por resolución insta a los gobiernos a “asegurar que todas las personas reciban los servicios sanitarios que necesitan, sin tener que pasar penurias financieras para pagarlos”.  Paraguay es uno de los países que menos gasta en salud per cápita en la región y las consecuencias de esta situación están a la vista.

 

En materia de respuesta a la epidemia de VIH, demandamos mayores esfuerzos del Estado para la prevención y también para una atención pública, gratuita sin discriminación ni violencia, enfocada hacia las personas más vulnerabilizadas: hombres gay, bisexuales y mujeres trans. Así mismo exigimos nuestro derecho a acceder sin restricciones a las últimas tecnologías en prevención, atención y tratamiento; tales como la PrEP (profilaxis pre-exposición), condones, lubricantes y el mejor cockatil de tratamientos.

 

Educación

De acuerdo a UNICEF, en Paraguay 6 de cada 10 niñas y niños no concluye la escuela: esta situación nos coloca como país en una verdadera emergencia y nos postra en el atraso y oscurantismo. Recordamos que uno de los objetivos mundiales de desarrollo sostenible es el acceso universal a una educación de calidad.

 

Así, urgimos a la nueva jefa o jefe de Estado una educación universal, científica, pública, gratuita, laica y de calidad, desde la primera infancia incluyendo así mismo la universidad. Es un derecho humano fundamental y un requisito indispensable tanto para el desarrollo del país como para la construcción de una sociedad más justa, igualitaria, libre de discriminación y violencia.

 

Vivienda y transporte

Otra emergencia en el país es la ausencia de políticas para el acceso a una vivienda sin discriminaciones y en condiciones dignas: el déficit habitacional es de 1.000.000 de viviendas en el país; esa cifra corresponde en un 40 a 45 % a Asunción y Gran Asunción.  

 

Las familias en una importante cantidad no tenemos acceso a una vivienda, por lo que situaciones como el hacinamiento y la precariedad son recurrentes a la vez de las discriminaciones existentes que nos impiden a las personas LGBT acceder a un techo. En Paraguay las familias debemos fijar residencia muchas veces en lugares desplazados, sin acceso a servicios públicos como agua, luz y sin transporte público. En este sentido, urgimos así mismo, la disposición de un sistema de transporte público polimodal de calidad que nos permita una óptima calidad de vida.

 

Trabajo y seguro social

En nuestro país el crecimiento económico no se traduce en mayor empleo, mejor calidad del mismo ni seguridad social. Solamente el 41, 7 % de los trabajadores aporta a un sistema jubilatorio y un 37, 4% percibe menos del salario mínimo. La informalidad así mismo es elevada.

 

Cabe destacar la discriminación: la considerable brecha salarial existente entre hombres y mujeres, la discriminación legal en el caso de las trabajadoras domésticas, la violencia contra el colectivo LGBT que impide en especial a las mujeres trans poder ejercer su derecho al trabajo y la discriminación contra las personas que viven con VIH en el ámbito laboral.

 

Desde SOMOSGAY, inspirados en la frase del compañero Carlos Jáuregui "En una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política" rechazamos todos los actos de violencia simbólica expuestos en la demagogia de la actual campaña electoral por parte de los señores Efraín Alegre y Mario Abdo Benítez y reafirmamos nuestro compromiso con la construcción de una democracia que respete y promueva los derechos de todas las familias paraguayas.


Finalmente, SOMOSGAY rechaza la promoción irresponsable de prejuicios en contra de las personas LGTBI+ en Paraguay como estrategia electoral y reafirmamos nuestra determinación en trabajar todos los días hasta lograr que todas las personas y todas las familias tengan acceso a todos los derechos.

Ver Fotos
avatar

Simón Cazal

Co-Fundador y Director Ejecutivo, SOMOSGAY