homeInicio/Entrevistas/Menchi Barriocanal
Menchi Barriocanal

Menchi Barriocanal

access_timeFebruary 15, 2015 01:31 pm

“Todavía hay una deuda pendiente de parte de los medios en este tema de la discriminación, a veces incluso desde los mismos medios se incita a la intolerancia”

Conocida, adorada y respetada por miles de paraguayos y paraguayas, Menchi Barriocanal es como un mito cálido y amigable que surgió en el periodismo hace tres décadas, y desde entonces no ha ido sino ganando un sólido prestigio como profesional y como persona, muy comprometida con los niños, con los derechos humanos, con la lucha contra las discriminaciones y apoyando ese despertar democrático que a duras penas está surgiendo en nuestra sociedad.

Esta polifacética mujer que alguna vez fue llamada la "novia de Asunción'', que ha cantado con vehemencia canciones de protesta en tiempos difíciles de la dictadura, que fue nombrada Embajadora de Unicef  y cuya presencia siempre genera entusiasmo en la maratónica Teletón es también una dedicada abuela y una paraguaya de mente abierta que promueve desde su ámbito la tolerancia y la no discriminación hacia las personas LGBT. En esta breve entrevista, Menchi nos da su visión sobre la violencia en los medios, el matrimonio igualitario, su experiencia y sus motivaciones para estar siempre comprometida con la solidaridad, además de adelantarnos también algunos de sus proyectos.

¿Cómo se definiría Menchi a sí misma?

Para los que me conocen recién y no saben cómo definirme, para los que ya me conocen hace rato y quizá ya me definieron, para todos, les digo que me defino como una persona sensible que se involucra con lo que le pasa a su gente: en este tiempo que me ha tocado vivir y trato de aportar mi granito de arena desde mi lugar. Soy una mujer visceral en muchas cosas, porque cuando las cosas me duelen las digo, sin tapujos, aunque eso implique causar algunas heridas por el camino, pero esas heridas surgen desde el afecto y la convicción de lo que pienso. Quizá por ello en definitiva no se pueden considerar heridas y como dice Serrat: “la verdad nunca es triste, lo que no tiene es remedio”. Soy una mujer apasionada, que vive apasionadamente y disfruta cada minuto de su vida.

Sobre tu compromiso social y tu lucha a favor de los derechos humanos desde hace ya mucho tiempo, ¿qué podrías comentarnos?

De hecho pienso que no se puede vivir siendo indiferente al dolor ajeno; me resulta inconcebible mi vida si no sintiera lo que le pasa a la gente a mi alrededor. Si bien la vida ha sido generosa para mí en muchos aspectos, eso no significa que yo no pare las orejas y abra bien los ojos a lo que sucede a mí alrededor. Mi vida tiene sentido a partir de que a mí me rescatan y yo también pueda rescatar a alguien, y eso se da permanentemente. Por eso apoyo a la gente que lucha por los derechos humanos, buscando construir una sociedad más justa, más tolerante y más inclusiva. Mi compromiso social digamos que parte de allí, desde siempre.

“Todavía hay una deuda pendiente de parte de los medios en este tema de la discriminación, a veces incluso desde los mismos medios se incita a la intolerancia”

La discriminación está inmersa dentro de nuestra sociedad; podemos observar en las noticias nacionales e internacionales, innumerables actos de violencia contra las personas LGBT. Sobre este punto; ¿Cuál sería el papel que deben desempeñar los medios de comunicación para frenar la discriminación?

Pienso que juegan un papel fundamental y todavía hay una deuda pendiente de parte de los medios en este tema de la discriminación. Aún queda mucho por hacer, pues a veces incluso desde los mismos medios se incita a la intolerancia. Creo que siempre la responsabilidad es individual, cada persona debe pasar de alguna manera por un proceso para llegar a entender que no se puede discriminar y maltratar a la gente. De hecho, hay que entender que desde el trato mismo que se le da a los hijos surge en muchos casos la violencia, hay muchísimos ejemplos cotidianos de esta situación, niños desde tres años que viven prácticamente un infierno por causa de sus propios progenitores, quienes son todo lo que el niño tiene y que deberían cuidar y protegerlo. Si tenemos en cuenta que todavía hay muchísimas personas que justifican y defienden el uso de la violencia como forma de educar a los niños, es evidente que si algo tan elemental como eso no pueden entender va a ser muy difícil que sea tolerante y respete, por ejemplo a las personas LGBT.

El castigo físico es injustificable. Se debe educar desde el respeto, porque cuando le pegás a un niño o niña es porque no tenés argumentos y le estás inculcando para que él también reproduzca el día de mañana esa misma actitud con sus hijos y con las personas de su entorno.

Entonces, si todavía estas cosas tan elementales no las podemos aprender, vemos que el camino a recorrer es muy largo y que nos falta mucho. Pero son cuestiones que apenas estamos empezando a procesar acá en Paraguay. Hay un atraso con respecto al resto del mundo donde hace rato que vienen debatiendo, educando y encarando este tema con renovada amplitud.

¿Antes había más discriminación que ahora en los medios?

En ese sentido pienso que ahora hay menos discriminación, ya que antes era más fuerte. Ahora hay gente en los medios, incluso líderes de opinión que informan y conocen más adecuadamente sobre la cuestión.

"Todos tenemos derechos a casarnos, no tiene que haber cuidadanos de primera ni de segunda. El que quiera hacerlo tiene todo el derecho de hacerlo"

Cada año, nuevos países van aprobando la ley que permite a personas del mismo sexo unirse legalmente, con los mismos derechos que cualquier pareja heterosexual ¿Cuál es tu opinión sobre el matrimonio igualitario?, ¿Te parece que va ser posible dentro de poco acá en Paraguay?

Todos tenemos derecho a casarnos. No tiene que haber ciudadanos de primera y de segunda. El que lo quiera hacer tiene todo el derecho de hacerlo. Ahora bien, para serte franca, a mi me parece que en nuestro país aún no se va a dar; creo que entre la gente hay mucho temor, aunque ya estamos despertando y aceptando los cambios pero muy lentamente.

La gente va ir cambiando en la medida que se debata y se hable del tema, de manera que los muros vayan cayendo. Yo creo que los que reaccionan con enojo lo hacen porque no tienen respuestas, pues ante la falta de respuestas muestran una postura negativa y entonces lo mejor es informarles, no atacarlos. Digo esto porque a mí me ha pasado en varias ocasiones, realmente hay mucha gente que nada sabe al respecto y la falta de información genera temor.

Es por eso que es importante que las discusiones se den dentro de un ámbito de respeto mutuo, para que la gente que tiene miedo empiece a perder el miedo. Es mejor estar dentro de la discusión para poder construir y no estar tiroteando desde afuera porque eso no construye, el que tirotea desde afuera no tiene argumento, siempre le digo a la gente que en vez de criticar se sume.

Según denuncias que recibe la organización SOMOSGAY diariamente, existe una gran cantidad de padres que expulsan a sus hijos de sus casas cuando se enteran que son personas LGBT. Como madre, ¿qué pensás al respecto?

Recientemente tuvimos la visita de Marcela Ordenes, del Grupo de Padres, Familia y Amigos de la Diversidad Sexual de la organización MUMS de Chile. Me pareció genial que venga acá y hable del tema. La escuché en una entrevista realizada por Luis Bareiro y Cativelli, y en el transcurso de la entrevista se dio el caso de que la señora iba corrigiendo de los términos que usaban los periodistas. Este es un ejemplo de la falta de información que padecemos ya que siendo Luis Bareiro un profesional muy respetuoso e informado sin embargo no está al tanto de los términos apropiados para abordar el tema.

Al preguntarle a la señora que hizo cuando su hijo le confesó que era gay, ella le corrigió diciendo que no le confesó nada, porque la confesión implica pedir perdón por haber cometido algo malo. También dijo que es importante generar esta conciencia en los padres porque en la mayoría de los casos los hijos viven atormentados, porque no puede asumir públicamente su verdadera identidad y entonces se produce un sufrimiento terrible en esa persona. Entonces se da el caso de que muchos padres lo aceptan pero no lo asumen, dicen: “está bien que seas gay pero que no se hable mucho del tema”. Yo creo que esta mujer vino a tocar un tema muy importante y oportuno, en una sociedad tan conservadora y machista como la nuestra; no es fácil encarar este tema.

¿Podrías contarnos sobre tus próximos proyectos en la televisión y en la música?

Bueno, al respecto hay un proyecto que estamos conversando con Tana Schémbori y Juan Carlos Maneglia, que son amigos muy entrañables y con quienes compartí  momentos importantes en mi carrera profesional y mi vida. Estamos pensando en un programa de entrevistas o cosas por el estilo, le tiré unas ideas a Tana que le gustaron mucho. Vamos a ver qué sale. Ya había trabajado con ellos en aquel programa emblemático llamado El Ojo. Pero cualquier cosa que hagamos tiene que ser algo que rompa esquemas y marcar la diferencia.

En cuanto a la música, ya no hay caso, solo canto de vez en cuando entre amigos, dado que mi actividad en la locución ha disminuido mi capacidad vocal. Pienso seguir con la radio ya que es un espacio más flexible, tiene menos filtros y no como la televisión que es mucho esquemática y tenés los minutos contados. En la radio te podés explayar sobre un montón de cosas.

Voy a dedicarme mucho a mis afectos, a mis dos nietos principalmente, que ya están en el mundo y a quienes amo profundamente. Me produce un enorme placer cuidarlos y quererlos, y  está también mi hija mayor que está volviendo después de seis años a Paraguay para vivir con nosotros, así voy a reencontrarme con Montse que viene cargada de proyectos, apoyar a mi hija menor que va a estudiar medicina, está muy entusiasmada con la carrera y toda la familia la apoya.
Y la idea es seguir desde donde esté, seguir generando espacios de reflexión y tolerancia, creo que este es mi mayor mensaje para la ciudadanía. Sumándome también al “No a la impunidad” porque es algo que se tiene que ir dando en todos los espacios, aunque nos cuesta movernos, nos cuesta manifestarnos, pero manifestarse es sumamente saludable y ojalá se extienda  a  todos los ámbitos de la vida pública y así podamos tener una sociedad más tolerante y verdaderamente inclusiva. Pienso seguir impulsando cosas, seguir apoyándole a la gente y demostrando que cuando nos indignamos todos y cuando hacemos efectiva la indignación podemos cambiar muchas cosas en Paraguay.

 

2013-12-20 01:31 PM