homeInicio/Entrevistas/Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori
Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori

Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori

access_timeNovember 21, 2013 12:00 pm

"Tenemos amigos gays que adoptaron chicos y están super bien, son profesionales ahora, tienen valores humanos"

En una chispeante y cordial conversación pudimos acercarnos un poquito al mundo de estos dos realizadores paraguayos que, gracias a una carrera perseverante a lo largo de casi tres décadas, han sabido otorgarle al séptimo arte su toque paraguayo. Halagados y consagrados por el público nacional e internacional, especialmente tras el rotundo éxito de la película “7 Cajas”, Tana y Juanca nos cuentan cosas de su arte y algunas anécdotas. También revelan sus visiones ante la discriminación, el matrimonio igualitario y de cómo el cine puede influir para la construcción de una sociedad más igualitaria e inclusiva.

Cada cual se ha nutrido de una experiencia profunda en el arte audiovisual y trabajan en una simbiosis genial cuya única fórmula secreta parece ser la amistad. Hablar con ellos nos enseña de alguna manera lo que unas miradas diferentes pueden tener de transformadoras e incidir sobre la realidad, toda vez que de la mera observación pasemos a la acción. ¿Cómo fueron sus inicios en el mundo del cine?

Tana Schémbori: Yo vengo del teatro, me inicié a los 6 años en la escuela de Arte Nuestra Señora de la Asunción. Mi profesora María Ocampos del Colegio Corazón de María, a quien debo muchísimo, fue quien me introdujo en el mundo del arte, me enseñaba declamación pero también me inculcaba a abrir mi mente ante la creatividad. Juanca era amigo de mis hermanas mayores, él estudiaba en el Cristo Rey, yo lo admiraba porque estaba en el Cineclub, hacía cosas en Super 8 y en VHS después en el colegio. En los 80s era realmente el genio, ganó un montón de premios con trabajos en VHS. Recuerdo que en el 87 vi el corto llamado “Preso” y a partir de allí, yo me dije que también quería hacer eso. Y así en el 90, en la miniserie “La Disputa” de Agustín Núñez, empecé a trabajar. Juanca era el director de cámara y desde allí ya no paramos. En el 95 hicimos nuestro primer corto que se llamó “Artefacto de Primera Necesidad”.

Juan Carlos Maneglia: Yo tuve la suerte de conocerle a Tana también, sabía de ella porque estábamos en colegios cercanos y nos cruzábamos cada tanto. Nos conocimos en la “La Disputa”; ella entró a trabajar como claquetera, congeniamos bastante, me encantaban las propuestas de Tana sobre cómo editar, y de ahí en más empecé a aprender mucho de ella, a nivel de teatro, de su amor al cine. Ella venía del cine americano y yo veía mucho cine francés. Toda esa diferencia hizo que la conexión sea muy rica, que aprendamos el uno del otro. A partir de ahí fuimos creciendo, aportándonos, buscando nuevos caminos y sobre todo uniéndonos en un solo sueño que era hacer algún día una película, con la posibilidad de vivir de la ficción.

¿Cómo definirían el cine, y qué representa este para ustedes?

Tana: Lo que pasa es que para definir el cine, tengo que definir qué es cine Paraguayo, que es casi una quijotada; es como pelear con molinos de vientos: no tenemos una tradición cinematográfica, es muy difícil y aún muy compleja, más que una profesión es un oficio aún en nuestro país. El cine es el gran rival del teatro en mi vida.

Juan Carlos: Creo que la esencia es contar algo, independiente a que sea una historia o no, y creo que en ese punto la tecnología ayudó mucho, lo digital hace que uno pueda contar la historia desde un teléfono y en realidad no importa cómo lo cuentes sino que seas coherente a tu historia, a tu esencia y a tu pasión. Para mí esto es el cine, además de tener una idea en la cabeza hay que contarlo con lo que tengas a mano. Coincido con Tana en que en un país donde la industria apoya al cine es más fácil, aquí aún es complicado y mucho más difícil. Pero hay que seguir, debemos llegar a tener muchas películas paraguayas que nos reflejen.

¿Qué representa la película “7 Cajas” para ustedes?

Tana: Bueno, “7 Cajas”, creo que representa para nosotros, todos nuestros años de trabajo juntos, es el resultado de un proceso, es encontrar lo que estábamos buscando, es un cúmulo de sueños y fracasos. Tenemos 23 años de trabajo; cuando empezamos a decir “hasta acá  nomás”, igual surgían fuerzas y seguíamos. En este caso, inicialmente estábamos con otro material llamado “La Santa” que cada vez se complejizaba más y luego dijimos hagamos algo para el público paraguayo, seamos fieles a nosotros mismos y significó eso un resultado de mucho esfuerzo. Realmente esta película es todo el tiempo una gran alegría para nosotros.

Juan Carlos: “7 Cajas” fue un aprendizaje enorme y me pasa que hay partes de la película que personalmente me ponen muy orgulloso y además digo “Pucha! Hay mucho que aprender todavía”. Para mí es la ficción que más satisfacciones nos dio, es la película que nos permitió conocer otros mercados, conocer cómo funcionan otros públicos, conocer algo de la industria, aprender a  tener un distribuidor, la experiencia de estrenos en otros países. Fue un aprendizaje enorme y estamos muy agradecidos por el apoyo del público paraguayo

Dentro de la película “7 Cajas” contaron en una parte la historia de una persona trans, que fue interpretada por el recordado actor Beto Ayala. ¿Tienen pensado volver a incluir a personas LGBT en próximos trabajos o proyectos?

Tana: Juan Carlos está con su nuevo guión, no puedo decir todavía qué tipo de personajes necesitaría. En realidad todo lo que nosotros hacemos está en función de la historia, es decir, la presencia de la travesti dentro de la película “7 Cajas” obedece un poco a describir ese mundo de la noche, con los policías, lo que es la realidad un poco de la calle a veces, entonces si él considera como guionista que va ir lo que yo le propongo pondrá, si no va con la película no, en este caso de la película tenía una razón de ser: aporta a la historia.

Juan Carlos: La presencia de una travesti en “7 Cajas” agregó humor a la película, una coherencia con su forma de hablar no agresiva pero directa y franca, describió una realidad que se vive, la violencia y la discriminación. Tuvimos la grata experiencia de ver en India, Japón y varios otros países cómo aplaudían y reían cuando Beto aparecía en escena. y creo que en otras historias tiene que haber un personaje parecido si fuera necesario.

¿Creen que el cine puede influir para la construcción de una sociedad más igualitaria, más tolerante e inclusiva? ¿Cómo?

Tana: Sí, el cine visual influye en todo para tener algo más inclusivo o no. Por ejemplo las series Glee o Modern Family son grandes ejemplos: cada vez, los chicos más pequeños son tolerantes, lo toman con más naturalidad, como debería ser. Por otro lado seguimos nosotros con una cultura muy retrógrada en muchas cosas, tengo amigas cuyos hijos se van al colegio y hacen bullying con sus compañeritos porque son diferentes,  y esto también viene de la familia. Creo que el rol del cine y del audiovisual, y de la ficción en general, es poder paliar el vacío en la tolerancia, ayudar a que se abran nuestras mentes sin lugar a dudas. No es una tarea fácil, es también asumir un compromiso de todos los creadores tener esa visión. El cine muchas veces es la visión del creador, por ejemplo en “El Silencio de los Inocentes”, al  personaje principal le corresponde tener el papel de malo, que secuestra y mata a sus víctimas mujeres para ir usando su piel y construirse como un traje  porque quería tener la piel de las mujeres que asesinaba. A la gente le chocó mucho y criticó eso; sin embargo a mi me parece un libro y un filme maravilloso, sobre todo destaco la libertad del creador.

Juan Carlos: Creo que existen aún muchos preconceptos sobre el tema gay en el mundo del cine, sobre todo el temor al rechazo, porque no va a gustar, etc, etc. Es muy difícil muchas veces cambiar valores y conceptos arraigados y naturalizados que tiene la sociedad.

¿Qué opinan sobre el matrimonio igualitario y la adopción de hijas e hijos por parejas LGBT?

Tana: Yo creo que lo más importante en una familia es el amor. Yo soy madre, puedo decir que haberle tenido nueve meses dentro no es tanto como compartir día a día con él. Tenemos amigos gays viviendo en pareja que adoptaron chicos y ellos están súper bien, son profesionales, tienen valores humanos. El vínculo de mamá y papá nace del verdadero amor a la persona, en muchas familias paraguayas, el hijo o la hija le reconoce como papá al abuelo o mamá a la tía, el núcleo que nos enseña la iglesia católica de papá, mamá e hijos ya no es tan así en estos días.

Juan Carlos: Coincido con Tana, y creo que el amor es la base de todo: que exista amor y respeto; y que las cosas sean claras, sinceras, es fundamental en el relacionamiento. Existen muchos niños y niñas que están en situación de calle, no tienen familias que los cuiden como tiene que ser, también mi experiencia con esta pareja gay amiga, sus hijos son un ejemplo de amor y valores. Creo que es posible.

Cada vez más vemos a jóvenes del LGBT paraguayos que presentan trabajos creativos y cuentan sus historias de discriminación, lucha por la igualdad y sus historias personales. ¿Qué mensajes ustedes darían a estos jóvenes que buscan día a día alcanzar sus sueños?

Tana: Yo siempre digo que no se trata de alcanzar los sueños, sino de ser felices en ese camino, en ese proceso. Eso le digo a las personas y sobre todo a los jóvenes, les comparto mi experiencia, que en un momento estaba entre el teatro y el cine, me sentía siempre muy diferente a lo que el cliché de la sociedad tiene como referencia, me sentía discriminada, descubrí en ese transcurso que lo más importante es ser fiel a una misma, saber qué quiero para mi vida, con quienes yo me siento bien y tratar de ser feliz, ser una persona que trata de construir y no hacerle mal a nadie. Ser fiel  a lo que se ama es nuestra mayor motivación, muchas veces cuesta, pero el principio es reconocer aquello que no nos gusta y de ahí va saliendo lo que sí queremos hacer.
Juan Carlos: Cuando descubras lo que querés hacer, ponéle pasión, porque nada sustituye a la pasión, esto hace que dé gusto hacer todo lo que emprendas, que lo hagas de una manera distinta y divertida, que te aventures a buscar nuevos caminos, creo que la pasión es el motor de todo y sobre todo disfrutar el proceso.