A lo largo de estos años SOMOSGAY ha organizado una serie de eventos que han contribuido positivamente a diferentes objetivos, como crear conciencia, sumar a la visibilidad de la comunidad LGBTI+, potenciar el arte, la cultura, la creatividad y la expresión, poniendo el cuerpo en cada acción política para avanzar con esperanza hacia un Paraguay con plenitud en derechos para todes.

 

Eventos como el Besatón, la Parada del Orgullo y la Semana del Lazo Rojo han calado en la cultura popular y son hoy referencia a nivel nacional. Estas iniciativas representan manifestaciones importantes que logran promover mensajes, conversaciones y visibilidad en torno a quienes somos como colectivo y a nuestros derechos. 

 

 


 

 

SOMOSGAY ymaite guivéma ojapo kóaichagua eventos: Besatón, la Parada del Orgullo ha Semana del Lazo Rojo.

 

 


 

 

El Festival Besatón es la respuesta de amor y diversidad, con besos de afecto y visibilidad trans, que crece y se renueva cada año. Un acto de protesta contra la exclusión; porque las calles y los espacios públicos también son nuestros, como lo son de la ciudadanía entera. 

Todo beso es político. Por eso nos besamos; por un Paraguay en donde prime el amor y no el odio, conquistando los espacios públicos, humanizándolos y colmándolos de amor, en una revolución que parte desde la visibilidad de afectos, celebrando con arte, espectáculo y colores.

Con el Besatón, Paraguay se une a la movilización internacional por el Día Mundial contra la LGBTIfobia en más de cien países, con miles de activistas, organizaciones y millones de personas organizadas por el amor y la igualdad. 

 

Durante 9 ediciones consecutivas logró ganarse un lugar como el festival artístico de referencia de la capital paraguaya, debido a la cantidad de artistas y personas que aglomera.

 

Cabe destacar que esta iniciativa se erige en un contexto altamente autoritario, conservador y represivo. El filósofo italiano Rocco Carbone en conjunto con el académico argentino Joel Cuenca en la obra “108: Genocidio. Homopolítica en Paraguay: entre la represión y la afirmación de derechos” destacan al Besatón como una fundamental expresión LGBTI+ paraguaya. 

 

El Besatón es el acto humanizante por excelencia. Su transcurrir reivindica algo tan simple como genuino: las personas, parejas y familias LGBTI+ existimos. Nos besamos, amamos y vivimos al igual que cualquier otro ser humano. No volveremos al closet jamás y seguiremos avanzando por nuestros plenos derechos.

 

 


 

 

 

El día del Orgullo es el evento más importante del movimiento político LGBTI+. Se realiza en conmemoración de los 50 años de los disturbios de Stonewall, que dieron lugar al movimiento conocido como “orgullo”, a favor de los derechos de las personas LGBTI+ en todo el mundo. En ese contexto, expresamos quiénes somos con orgullo, alegría y amor, llenando las calles de colores.

 

Todo empezó un 28 de junio de 1969, en el Stonewall Inn, un bar de Nueva York, donde mujeres trans, drag queens, trabajadoras/es sexuales y activistas de ascendencia afro-latina, afroamericana y de clase trabajadora originaron protestas que produjeron el nacimiento del movimiento político LGBTI+ y la conquista de derechos para la diversidad a nivel internacional.

 

En Paraguay tuvimos la cacería de “108 hombres y un quemado” en 1959, como consecuencia del asesinato del locutor Bernardo Aranda en circunstancias hasta ahora no resueltas. Por eso nos reafirmamos como 108. Estamos orgullosos y somos cada vez más personas marchando, visibilizándonos y respondiendo a la sociedad del miedo con nuestro arcoiris de diversidad y esperanza. 

 

La Parada de la Igualdad es organizada cada año por SOMOSGAY en conjunto con Lesvos, en el marco del Día Internacional del Orgullo LGBTI+. Así, Paraguay también contesta: “en una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política”.

Se impulsaron 9 ediciones de la Parada, siempre con masiva concurrencia, espectáculos a cargo de artistas consagrados y emergentes de la música, danza, teatro y presencia de otros colectivos aliados. 

 

En los últimos años el evento se amplió con la adhesión de ferias y espacios de recreación y cuidado para niños y niñas ante la alta presencia de familias. Además, representantes diplomáticos de otros países se han ido integrando a las marchas, sumando a La Parada; una acción política movilizadora que seguirá fortaleciéndose cada vez más.

 

 


 

 

 

Para derribar estigmas en torno al VIH y en favor de nuestro derecho al sexo y al placer, desde el 2013 desarrollamos ininterrumpidamente la “Semana del Lazo Rojo” en los últimos días de noviembre y primeros días de diciembre. 

 

Así, por medio de diferentes actividades en varios puntos del país y culminando con un gran festival artístico, ofrecemos testeos gratuitos, condones, lubricantes a base de agua, materiales informativos, entrevistas en medios masivos y charlas, enfatizando en la prevención, el cuidado y bienestar.

En el transcurso de los años alcanzamos a decenas de miles de personas, con el apoyo de autoridades y del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, inclusive tiñendo de rojo nada menos que el Palacio de López, sede del Poder Ejecutivo del país. 

 

Contribuimos a que el porcentaje de hombres gay, bisexuales y hombres que tenemos sexo con otros hombres (HSH) con acceso a programas de prevención y testeo aumente significativamente.

 

En ese contexto, insistimos en una estrategia de prevención combinada, con PrEP (profilaxis pre-exposición), PEP (profilaxis post exposición), condones, lubricantes y testeos 2 veces al año. También resaltamos la importancia de volvernos indetectables: que quienes vivimos con VIH logremos adherencia al tratamiento para alcanzar niveles tan bajos del virus, hasta ser indetectables por los instrumentos de medición. Si somos indetectables es virtualmente imposible que transmitamos el virus, aún teniendo sexo sin condón (bareback). 

 

Los verdaderos obstáculos a vencer son el estigma, la discriminación y los mitos; por eso, desde el derecho al placer y al sexo, desde el orgullo y la alegría, buscamos que más hombres gay, bisexuales y hombres que tenemos sexo con otros hombres (HSH) ejerzamos nuestros derechos plenamente, comenzando por el autocuidado.

 

Muy pronto el VIH dejará de ser un problema de salud pública en Paraguay. Ese es el legado que queremos dejar a las próximas generaciones.