El Bar

ÁREA JUVENIL

La juventud en Paraguay es sumamente vulnerable y más aún lo es la LGBTI+. 

Comprendemos la situación porque en SOMOSGAY somos un equipo mayoritariamente joven, como lo es casi el 60 % de la población del Paraguay. 


En SOMOSGAY ofrecemos diferentes servicios para capacitar, contener y empoderar a jóvenes LGBTI+. Promovemos la creación de redes de militancia para que la juventud pueda contribuir a poner fin a la homofobia en sus diferentes espacios de trabajo, estudio, hogar y entretenimiento. 


¿Por qué decidimos apostar por la juventud?

Estos son algunos datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA):

- Casi el 60 % de la población joven no accede a la educación. En el caso de los hombres el motivo obedece a la necesidad de trabajar afuera de la casa mientras que en las mujeres la razón consiste en el cuidado de personas y labores del hogar. Recordamos que Paraguay posee uno de los índices más altos de desigualdad de género del mundo. 

Casi el 80 % de la juventud está excluida de los servicios de seguridad social y de cobertura médica. 

3 de cada 4 personas jóvenes en Paraguay trabaja en la informalidad sin acceso a un salario mínimo ni a derechos laborales.

Los derechos sexuales y reproductivos no existen para nosotres, jóvenes en Paraguay. Les jóvenes estamos en mayor exposición a ITS y embarazos no deseados, con un alto número de muertes debido a abortos clandestinos. En cuanto a VIH la mayor cantidad de nuevos diagnósticos corresponde a la juventud según el Ministerio de Salud y Bienestar Social.

La homotransfobia de Paraguay adquiere tal intensidad que las personas jóvenes LGBTI+ no podemos acceder a derechos humanos básicos como la vivienda, el trabajo, la educación o la salud. En muchos casos hasta nuestra propia vida está en peligro.

La expectativa de vida de las personas trans no supera los 35 años en Paraguay. La transfobia es tan intensa que mujeres y hombres trans así como personas no binarias no pueden acceder a empleos, servicios de salud, son expulsades de sus hogares y padecen de diferentes formas de violencia. En el caso de las mujeres trans, en el contexto de una sociedad sumamente machista, ellas están expuestas a crímenes de odio. Más de medio centenar de transfeminicidios siguen impunes en Paraguay.